jueves, 16 de febrero de 2017

¿Y ahora qué hago?


¿Os suena esa frase? Es la pregunta preferida de los estudiantes que acaban rápido los ejercicios y reclaman más actividad.Y si, es muy aburrido mandarles siempre leer un libro hasta que acaben los amigos.

Después de comprobar que la mejor forma de entretenerles, hasta comenzar la siguiente actividad, es darles algo que dominen bien, a la vez sea divertido pero que no siempre sea lo mismo... lo sé, es complicado pero ¡lo tengo! EL BOTE DE LAS ACTIVIDADES: ¿Qué hago ahora? 



Dentro del bote coloqué diferentes palos de colores con actividades. Cuando terminan y yo he revisado sus trabajos, ellos mismos van y cogen uno al azar. Como no todos saben leer e identificar cuál es la actividad que les ha tocado, subraye cada palabra con un color diferente y así son capaces de ir a buscar el material a la cesta correspondiente. Una vez que saben dónde deben ir dejan el palo fuera de la caja, de esta forma siempre hay tres estudiantes máximo en el mismo centro.

¿Queréis saber más de los centros? 


Así es como los tengo organizados, por cajas y separadores bien organizados, con sus etiquetas bien visibles.

1. PIZARRAS: Pueden coger una pizarra y letras magnéticas para crear sus propios mensajes. Siempre respetando su ritmo de aprendizaje, hay estudiantes que escriben su nombre y letras sueltas; otros en cambio ya escriben palabras y frases. Todos ellos terminan sus composiciones haciendo dibujos :)



2. ABECEDARIO: En este centro repasan las letras y el abecedario de diversas formas:

- Diferenciando mayúsculas de minúsculas.
- Con vocabulario asociado al sonido inicial de la palabra.
- Identificando que letras faltan en el abecedario.
- Cantando y leyendo con tarjetas de memoria.


3. PUZZLES: La propia palabra indica que los peques pueden completar puzzles de letras y vocabulario.


4. ESCRITURA: En este centro tengo varias actividades y ellos, dependiendo del grado de dificultad, son capaces de elegir si trabajan letras (grafo) o palabras de vocabulario con libros del abecedario. Algunos incluso escriben sus propias composiciones. Cada semana les dejo materiales diferentes, por ejemplo sellos de letras, rotuladores, cartulinas y pegamento...


5. VOCABULARIO: Cada semana repasan el vocabulario que hemos aprendido con la letra que corresponda. Ellos pueden leerlas y buscar las letras que forman dicha palabra.


6. TARJETAS: En esta caja pueden encontrar varias tarjetas con contenidos que hemos ido aprendiendo durante la semana. Algunos ejemplos son sílabas, rimas, palabras de uso frecuente o sonidos iniciales, medios y finales (fonética). Cada material esta guardado en una bolsa de plástico individual, ellos mismos cogen la bolsa de la caja y se sientan a trabajar con ella, porque todo lo que necesitan está dentro.





7. LECTURA: Como los libros de lectura se encuentran en la biblioteca, yo les ofrezco un recurso que les anima mucho a coger un libro e intentar leerlo de forma más lúdica. ¡Teléfonos y lupas!


8. CALIGRAFÍA: Cada alumno puede repasar las letras que hayamos ido aprendiendo semanalmente.


9. ORDENADORES: Es uno de los centros favoritos de la mayoría, ¡jugar con los ordenadores!. Las actividades ya las tengo descargadas y ellos solo tienen que encender la pantalla y ya pueden comenzar a trabajar.


Espero que esta forma de organizar la clase os haya resultado casi tan útil y positiva como a mi ;) ¡Hasta la próxima!

4 comentarios:

Yolanda dijo...

Muy buena idea y muy bien organizado todo. Un saludo :)

Lorena dijo...

Gracias Yolanda!! me alegro mucho que te haya gustado :)

Ángela Marchán dijo...

Me encanta, Lorena!!!

Lorena dijo...

Muchas gracias profe! :)